102- PARADOJAS DE LA VIDA, O LA CREACIÓN Y LA VIDA. Enviado por Pilar Ana Tolosana, paciente de Ataxia de Friedreich, de Vitoria.

En la Creación del mundo se relata que Dios tuvo numerosas dificultades para establecer el tiempo aproximado de vida para cada especie animal. Todos los animales protestaban las decisiones de Dios. Según esta narración, Dios realizó la creación del burro en primer lugar.

- Tú serás llamado burro -dijo Dios-. Comerás hierba. Caminarás sobre cuatro patas. Llevarás sobre tus espaldas la carga que los seres humanos te pongan. Tendrás grandes orejas. Tu voz será rebuznar. Y vivirás aproximadamente 70 años.

- 70 años me parece demasiado tiempo para tener que trabajar tanto -protestó el burro-. Yo desearía vivir solamente 30 años.

- Yo no soy exigente -respondió Dios-. Bien, 30 años para los burros.

Después Dios realizó la creación del mono.

- Tú serás llamado mono -dijo Dios-. Vivirás en los árboles y comerás sus frutos. Saltarás de rama en rama y las otras especies animales reirán tus gestos. Emitirás sonidos chillones. Y vivirás aproximadamente 40 años.

- Señor -refunfuñó el mono-, creo que con 30 años sería suficiente. 40 años son demasiados para vivir haciendo equilibrios por los árboles.

- Está bien -respondió Dios-. Como tú quieras. 30 años para los monos.

Más tarde, Dios realizó la creación del perro.

- Tú serás llamado perro -dijo Dios-. Caminarás sobre cuatro patas. Cuidarás de la casa de los seres humanos. Vivirás como un perro, y, comerás lo que den sin protestar. Tu voz será llamada ladrido. Y vivirás una media de 25 años.

- Señor -expuso el perro-, 25 años me parecen demasiados años para comer lo que me den sin poder protestar. Sería suficiente con 15 años.

- Bien -Dios dijo-, 15 años para los perros.

Por último, Dios realizó la creación del hombre.

- Tú serás llamado hombre. Serás el ser más perfecto de toda la Creación y dominarás al resto de los animales. Te alimentarás de todo. Caminarás erguido. Serás inteligente y te concedo el don de la palabra. Y vivirás aproximadamente 25 años.

- Señor -protestó el hombre-, ¿no te parece que 25 años son pocos?.

"Este animal es muy raro"-pensó Dios- "Es el único de todos los animales que desea vivir más de lo que le he ofrecido". Y Dios preguntó al hombre:

- ¿Cuántos años deseas vivir?. YO te los concederé.

- 85 años -contestó el hombre.

- ¡Qué barbaridad! -replicó Dios-. 85 años me parecen demasiados. Pero tú lo has querido, luego no te quejes. La suma sale perfecta: vivirás los 25 años que había previsto para ti ..., más los 40 que no quiso el burro..., más los 10 que no quiso el mono..., y más los otros 10 años que no quiso el perro. Vivirás 25 años como hombre. Después, 40 trabajando como un burro para mantener a tu familia. Luego, 10 años saltando como un mono para divertir a los nietos. Y más tarde, 10 años llevando la vida de un perro y comiendo lo que te den sin protestar y peregrinando por todas las casa de tus hijos...